Promoviendo el amor por el estudio y la investigación

  
Convocatoria de Premios de Ayuda al Estudio 2017
Consulta nuestras actividades y convocatorias
Los inicios de Elias Manuel con los vertebrados
Historia del fundador
Novedades de investigación

Fundación Robles Chillida

La seda conecta a la UMU y al IMIDA por un bien común

Han pasado más de 50 años desde que el físico estadounidense Richard Feynman recibiese el Premio Nobel por sus contribuciones al desarrollo de la mecánica cuántica. Fue el primero en hacer referencia a las posibilidades de la nanociencia y la nanotecnología en un discurso que dio en el Caltech (Instituto Tecnológico de California) en 1959 bajo el título 'En el fondo hay espacio de sobra' y en el que describe la posibilidad de la síntesis vía la manipulación directa de los átomos.

A pesar de que ya ha transcurrido algún tiempo de eso, el campo de la nanociencia es uno de los más recientes en materia de estudio y son muchos los que consideran que su desarrollo dará lugar a una nueva revolución industrial.

Por otro lado, la naturaleza sigue siendo a día de hoy uno de los grandes apoyos para el mundo de la ciencia. Tanto como un ejemplo en el que inspirarse como mostrándose una fuente de recursos inagotable. Todo ello se ve reflejado en el trabajo del grupo que Gloria Víllora lidera en la Universidad de Murcia: Ingeniería Química Verde y Nanotecnología.

Hace más de cinco años que miraron hacia la nanotecnología de la mano del Laboratorio de Biotecnología del Instituto Murciano de Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), que dirige José Luis Cenis. Pusieron sus ojos en una de las proteínas de la seda, la fibroína, y les ha servido para patentar hace unos meses un procedimiento por el que obtener nanopartículas a partir de disoluciones de seda en un nuevo tipo concreto de disolvente.

Como ingenieros químicos, su trabajo consiste en la fabricación de las partículas, algo que les ha llevado más de dos años conseguir dadas las dificultades de trasladar su trabajo a un método reproducible y por un procedimiento que se pueda escalar a nivel industrial.

En este momento ya obtiene partículas de fibroína de seda del tamaño de unos 150 nanómetros. «Se trata de un material biodegradable y biocompatible, lo que lo convierte en óptimo para su uso en biomedicina», según la investigadora.

La ventajas son muchas, pero destaca «el hecho de que pueden transportar fármacos de liberación controlada con unas pautas posológicas diferentes a los fármacos convencionales, ya que, lejos de generar picos en sangre -como ocurre al tomar una medicina cada 8 horas- estos son de liberación continua, por lo que siguen una pauta más uniforme y favorable para el organismo».

Al mismo tiempo, «dado que disponen de un vehículo que los transporta, los fármacos no se degradan hasta llegar al foco de la dolencia para la que se programaron y esto es muy interesante porque no afectan a las células sanas, sino que solamente llegan a las enfermas y evitan efectos secundarios».

Tras avanzar en el campo de la seda, el binomio entre la UMU y el IMIDA también está trabajando con otros biopolímeros como, por ejemplo, el quitosano que se obtiene de la quitina, la sustancia predominante en el caparazón de los crustáceos y con polisacáridos como el alginato, procedente de algas marinas pardas, o las peptinas que se obtienen de frutas como la manzana o el plátano.

 

Multidisciplinar

A pesar de que no siempre es sencillo trabajar en equipo, más si se tiene en cuenta que en materia de ciencias cada profesional emplea un vocabulario propio de su área, cada vez es más necesario que se den sinergias para lograr avanzar y en este caso no es diferente.

«Este trabajo empieza con la selección genética de los gusanos por parte del IMIDA, en la Universidad de Murcia se fabrican las nanopartículas y un grupo de Química Inorgánica se encarga de sintetizar compuestos organometálicos que pueden ser útiles para incorporar. Además, el equipo cuenta con un quimicofísico y una bióloga que desarrollan estudios de reología y de citotoxicidad in vitro, es decir, para analizar el comportamiento de las nanopartículas cargadas contra células cancerosas, y también contamos con una técnica de las áreas de farmacología y de tecnología farmacéutica que dirige Luisa Laorden para llevar a cabo ensayos in vivo con animales», explica Víllora.

Esta científica asegura que «no se podría trabajar de otro modo y, aunque no siempre resulta fácil, los resultados que se están obteniendo animan a seguir y ponen de manifiesto la necesidad de trabajar con una visión multidisciplinar».

En este momento, el equipo dispone de financiación nacional del Ministerio de Economía y regional, a través de la Fundación Séneca. El proyecto más reciente en el que trabajan tiene dos vertientes: un tronco común que es la obtención, la síntesis, de nanopartículas por diferentes procedimientos, y sus posibles aplicaciones no solo en biomedicina, sino también el campo de la depuración de aguas y de la descontaminación del aire.

Según la investigadora, «en el caso de la descontaminación de aguas, se persigue obtener nanosensores para trazas de mercurio o plomo, algo que es posible porque a las partículas a escala nano poseen una superficie específica muy grande que permite detectar esas sustancias aunque se encuentren en muy pequeñas cantidades. La misma razón por la que resultan útiles para su uso en captadores pasivos en descontaminación de aire».

El IMIDA y la UMU desarrollan una tecnología de encapsulado y liberación controlada de fármacos

 

Aplicación Práctica

Además de desarrollar una nueva técnica de procesamiento de nanopartículas, se ha conseguido demostrar su aplicación práctica en la liberación de compuestos antitumorales y antiinflamatorios. En el primer caso se ha colaborado con el grupo de investigación de Metalofármacos, que dirige el profesor José Ruiz, del departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Murcia.

Este grupo está especializado en el desarrollo de metalofármacos con aplicación antitumoral; concretamente, derivados del cisplatino y diversos complejos de rutenio e iridio.

El IMIDA y la UMU desarrollan una tecnología de encapsulado y liberación controlada de fármacos
En el marco de esta colaboración se ha demostrado que las nanopartículas de fibroína de seda cargadas de un precursor de cisplatino presentan una citotoxicidad significativamente más elevada que el compuesto libre en diversas líneas de células tumorales.

Leer más:

http://www.europapress.es/murcia/noticia-imida-umu-desarrollan-tecnologia-encapsulado-liberacion-controlada-farmacos-20150531123129.html

http://ababol.laverdad.es/ciencia-y-salud/6677-la-seda-conecta-a-la-umu-yal-imida-por-un-bien-comun


 


 

La fundación

Actividades

V convocatoria de entrega de premios 2017

El próximo día 29 de Septiembre se realizará la entrega de los premios No universitarios según la convocatoria V de este año 2017. Dicha entrega se realizará en el Aula de Cultura de Cajamurcia, en Cuesta de la Plaza 2, a las 18.30h. Se convoca, por lo tanto a todos los premiados a este evento para la entrega del diploma y las dotaciones económicas. En total se entregarán 17 premios entre las cuatro categorías.

 

Leer más...
V Convocatoria de premios de ayuda al estudio 2017

En nuestro compromiso honesto con la sociedad mediante el trabajo intelectual, desde los inicios de la vida académica hasta las etapas superiores, la Fundación Robles Chillida abre una nueva convocatoria para los premios de ayuda al estudio.

Nos alegramos de informar de que ya está preparada la nueva convocatoria de los premios de ayuda al estudio 2017. A continuación tenéis una breve síntesis de las diferentes modalidades.

Toda la convocatoria aquí

 

Leer más...
Ya están las listas de premiados no universitarios 2016

La  entrega  de  premios  será  el  próximo  día  7  de  octubre  a  las  19h,  en  la  sacristía  de  la  antigua  iglesia  de  La  Compañía,  al  cual  están  convocados  todos  los premiados.

Leer más...

Formulario de acceso

Subscribete a nuestro canal RSS